Cómo aderezar con sal tus elaboraciones de forma saludable

Consejos de salud en la cocina

¿Cuándo añadir la sal a la carne? La sal en su justa medida y momento

Estás cocinando un magnífico solomillo y te surge una duda trascendental, una duda sobre algo que podría arruinar o ensalzar tu plato de carne: ¿cuándo hay que echar la sal a la carne? ¿Cómo, cuánta y de qué tipo? No te querrás cargar un producto de alta calidad como éste por haberlo sazonado mal, ¿verdad? Sigue leyendo y encontrarás la respuesta para que esto no ocurra.

Cuándo añadir la sal a la carne

Hasta 5 gramos de sal al día

En la actualidad, las autoridades sanitarias recomiendan un consumo de 2 gramos de sodio, como máximo, que son equivalentes a 5 gramos de sal al día. Sabemos que la sal hay que tomarla con moderación. Pero si somos comedidos en su consumo, puede tener incluso efectos beneficiosos sobre el organismo. De hecho, el sodio que contiene la sal actúa sobre algunas funciones metabólicas que son necesarias para la correcta actividad de nuestro cuerpo, como por ejemplo el mantenimiento de los líquidos corporales y la transmisión de impulsos nerviosos.

No tengas miedo de aderezar tus elaboraciones con sal, siempre que lo hagas de forma razonable y en su justa medida. Una recomendación: cuando cocines y vayas a darle el punto justo de sal a tu plato, fíjate en si has utilizado ya algún producto que la tuviera y evita el consumo de otros productos con sal añadida. Y un segundo consejo: puedes acompañar tus elaboraciones con hierbas aromáticas y especias, con lo que aportarás sabor y necesitarás menos sal. 

Echar la sal antes, durante o después del cocinado

El momento idóneo para sazonar tus preparaciones con productos cárnicos dependerá de la forma de cocinarlos. Por otra parte, es preferible utilizar sal gruesa, mejor que sal fina, ya que ésta se somete a un proceso en el que pierde algunos de sus nutrientes. La sal gruesa lleva menos procesado y tiene un sabor más fiel e intenso, lo que permite además reducir la cantidad añadida.

Pero volvamos a ese momento clave de tu cocinado. ¿Cuándo echar la sal a tu carne guisada, a la plancha, a la brasa o en crudo?

  1. En los guisos de carne, se recomienda echar la sal antes de añadir la carne a la cazuela. Así, romperemos las fibras de la carne, el guiso se impregnará de sus exquisitos jugos y las piezas se desharán lo suficiente para que se integren mejor con el resto de los alimentos.
  2. Cuando hacemos un buen corte de carne a la plancha, el criterio se da la vuelta (o mejor, vuelta y vuelta). En este caso, debemos echar la sal cuando veamos que la carne se ha sellado. Y eso lo sabremos porque en su superficie se podrá apreciar una costra levemente tostada. ¿Por qué hacemos esto? Para conservar los jugos en el interior de la carne.
  3. Llega el turno de sazonar la carne a la brasa, un tema de debate muy presente entre amigos, cuñados y cocinillas de jardín. Efectivamente hay muchas teorías sobre el momento justo de echar la sal, pero aquí te recomendamos añadirla cuando empiece el asado, ni antes ni después. La rotura de fibras que provoca la sal coincidirá con el proceso ya iniciado de cocinado y, sobre todo, con los deliciosos aromas que de esta manera podrán penetrar en la carne. 
  4. ¿Y en un steak tartar? La sal en esta exquisita preparación en crudo se añade sobre la mezcla de la carne finamente picada junto con la cebolla, las alcaparras, la mostaza... y los ingredientes que indique la receta que hayas elegido.

ESPECIAS PARA LA CARNE, MARIDAJES DE SABOR Y SALUD

Compartir
Descargables